Una razón importante por la que las marcas dejan a su agencia

Muy pocas veces se ha escuchado de ella, sin embargo puede evitarse con estos consejos

En la vida de una agencia es común que los clientes vayan y vengan aproximadamente cada 2 años, según un estudio de Hubspot, pero eso no significa que sea lo mejor para la agencia o el cliente. Sigue leyendo para saber una de las razones más importantes por las que las marcas dejan su agencia. 

El objetivo se pierde de vista 

Cuando una marca decide dejar de trabajar con una agencia, muchas veces es por falta de buen servicio o vicios en la generación de nuevas ideas, sin embargo, una realidad es que en algunas de estas ocasiones el motivo principal es que entre el rebote de agencia-cliente, se pierden los objetivos, por ende, el resultado no es el esperado.

Por ejemplo, se entrega una idea basada en los objetivos de comunicación acordados inicialmente y entre tanto cambio es común que se pierda la idea y el propósito original. 

Esta razón no es muy escuchada porque es creído que siempre la agencia es la que arruina la relación o el proyecto, ya sea por la calidad en el trabajo, la falta de cumplimiento en fechas de entrega o la poca comunicación dentro de la misma, como ya se mencionó. 

En muchos casos, esto hace que la agencia se perciba como una empresa con mal funcionamiento, sin organización, que no supo manejar las expectativas, así se ocasiona una visión errónea entre agencia-cliente, logrando que sus percepciones sean distintas y ambas partes terminen decepcionadas

La confianza lo es todo

Una buena relación entre ambas partes es indispensable. Cuando se crea un lazo de confianza esto influirá en el trabajo. Cuando exista un error, sin importar de qué lado provenga, se superará con facilidad, pues la relación es sólida, de modo contrario, la agencia se percibirá incompetente, ¿por qué la agencia?, porque al final del día, es a quien se contrata para que se haga el trabajo. 

Cómo puede evitarse

Hay dos factores muy importantes: la buena actitud y los compromisos.

Toda mala relación puede evitarse si desde un inicio nos apegamos a un buen trato con el cliente, transparente, servicial pero hay que recordar que en el trato debemos de comprometernos, tanto agencia como cliente a cumplir con los objetivos que se acuerden en un inicio, y para eso no sólo están los contratos, sino las juntas de status, los briefs y las breves llamadas o correos con acuerdos. 

La comunicación y estos dos factores serán clave para no salirse del camino.

Leave a Comment